top of page

Si la arruga es bella, porque no puede serlo también el remiendo

«Quiero que mi ropa se reconozca por su calidad y ser producida de forma sostenible»


Desde que terminó su carrera, la ejidense Paola Cano se propuso enfocar su carrera de diseñadora a la moda sostenible, con la que se identifica


Actualmente se produce un 400 por cien más de ropa que hace veinte años, se producen 80 billones de prendas cada año y cada persona genera 35 kilos de basura textil cada año.Pero no son los únicos datos que demuestran la importancia de subirse al carro de la moda sostenible.


También son impactantes cifras como los 1,5 trillones de litros de agua dulce que se utilizan cada año por parte de la industria de la moda o que el 2,6 por ciento del agua dulce del planeta se utilice en la producción de algodón, mientras que 750 millones de personas no tienen acceso a agua potable.

Son algunos números que la diseñadora ejidense Paola Cano pone sobre la mesa y con los que invita a reflexionar.


Cano comenzó sus estudios de diseño en 2011 en la Escuela de Arte de Almería, donde hizo el Grado Superior de Modelismo de Indumentaria, que finalizó en 2013, y continuó en la Escuela de Arte de Granada cursando la carrera de Diseño de Moda, que acabó en 2018. Desde entonces lleva buscando ideas y métodos que le permitan desarrollar su propio proyecto de moda sostenible.


«Mi objetivo es llevar a cabo un proyecto en el que pueda sentirme cómoda e identificada sin que tenga consecuencias», destaca esta joven ejidense cuya meta es que su marca «se reconozca por un producto de calidad y durabilidad, producida de forma ética y sostenible, además de vivir de lo que realmente me gusta que es la moda».


Para ello, intenta utilizar productos que sean totalmente orgánicos ya sean de origen animal o vegetal. Y es que como reconoce, por mucho que quiera conocer la procedencia de un material, «es prácticamente imposible hacer un rastreo exhaustivo de todos los procesos, aunque haya certificaciones que lo avalen», señala Cano.


Asimismo, la diseñadora subraya también la importancia de tener en cuenta el tratamiento de las fibras, «no solamente el material, sino que los tintes no contengan elementos tóxicos ni nocivos para la salud al contacto con la piel».


En este sentido, Paola Cano apunta que «la industria de la moda es el segundo sector más contaminante del mundo, lo que implica infinidad de residuos, contaminación del agua, desertificación y contaminación del suelo, sobre explotación, maltrato animal u organismos genéticamente modificados, entre otros». Y es que un kilo de textil convencional contiene un kilo de productos químicos, mientras que también señala que el 80 por ciento del cuero contiene cromo.


Así, Paola Cano recicla todo lo que puede y ve. «Un diseñador dijo que la arruga era bella, porqué no lo puede ser también un remiendo», se pregunta, al tiempo que incide en que se compran «pantalones desgastados y tiramos los que se nos han roto. No tiene lógica ninguna».


De esta forma, da servicio a sus clientas con un perfil medio de entre 20 y 35 años, para que sus prendas no se desechen. «Una prenda de punto con un desgarrón se puede reparar y una camiseta se puede zurcir o poner un bordado. Simplemente hay que ver las cosas desde otro punto de vista», afirma.


Asimismo, también dedica parte de su tiempo a buscar nuevos métodos «para reducir aún más nuestro impacto personal y de empresa. Busco la calidad en mis prendas y damos una segunda vida a materiales que han sido desechados».

Un tipo de moda que considera que cada vez tiene más seguidores. «Hay mucha gente que ya prefiere pagar más por ropa de mayor calidad, sobre todo gente joven, y que quieren aportar un granito de arena y buscar una alternativa a lo convencional» y que se pueden encontrar en su web paolacano.es o en su taller en Dalías.



Arranca un un proyecto de reforestación en la Sierra de Gádor

Uno de los objetivos de esta diseñadora ejidense es contribuir también a la mejora de su entorno.Es por ello que desde hace dos años impulsó un proyecto de reforestación con el que intentar paliar las emisiones producidas con sus creaciones.


«La idea de la reforestación está pensada para que todo el mundo colabore en este proyecto, en el que cada cliente se sienta identificado de forma individual y que cuando un producto se compre, contribuya con la plantación de un árbol o de varios», explica Cano, quien subraya que «reforestar no solo es compensar en huella de carbono, porque las hojas y las raíces ayudan a reducir la erosión del suelo, mientras que los árboles ayudan a que los años sean más lluviosos».


No obstante, Paola Cano no ha ce un cálculo de su huella de carbono, sino que realmente siembra todo lo que puede permitirse.


«También tenemos que tener en cuenta que vivimos en una zona semi desértica donde cada año los veranos son más secos y duros, así que hay que realizar un mantenimiento periódico de la plantación, al cual dedicamos parte de nuestro tiempo libre».

La próxima plantación se realizará en otoño, mientras que en febrero-marzo, que es la época ideal para el trasplante se realizará una nueva plantación y repoblación de los que no hayan sobrevivido del año anterior.


Hasta el momento sólo han realizando una plantación en el Paraje de las Zanjas, en la Sierra de Gádor, en Dalías, con la autorización del Ayuntamiento de Dalías y la colaboración de la patrulla rural, vecinos y amigos.


«La ubicación, sin duda, será la misma o cerca para concentrar nuestros esfuerzos en un lugar concreto», señala Paola Cano, quien añade que «la cercanía ayuda también al cuidado y supervisión. Iremos ampliando en la medida de lo posible».


Así, da la opción a sus clientes de que participen directamente en la plantación y si no es ella misma la que la realiza. «Cuando se inicie el período de reforestación, todos los clientes serán informados y podrán ir a plantarlos ellos mismos si lo desean».


De hecho y como explica la diseñadora ejidense «la idea, si el negocio prospera y funciona, sería llevar esto a otras provincias y trasladar estas acciones a los puntos de venta. Ellos serían los encargados en sus localidades de realizar las labores de reforestación».



El Ideal

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page